La fasciopatía plantar es una de las patologías más frecuentes en el pie, y tiene una prevalencia del 10% de pacientes adultos con problemas en los pies va a padecer una en su vida. Es cierto que algunas se solucionan solas, pero otras se cronifican, apareciendo pacientes a diario en las consultas de los podólogos con esta incómoda lesión.

Normalmente, hacemos tratamientos de primera línea, como reposo relativo o deportivo, instaurar un tratamiento con ortesis plantares, prescribir estiramientos y tratar puntos gatillo de la musculatura intrínseca del pie y del sóleo y gemelos. Cuando todo esto falla,suele ser el momento de subir de escalón en el tratamiento de nuestro paciente.

Las infiltraciones suponen un paso más, y pueden ser de diferentes productos medicamentosos: colágeno, PRP, glucocorticoides, soluciones hipertónicas de glucosa, etcétera. En el caso de que tengamos un ecógrafo es sencillo colocar el producto en la zona dañada mediante técnica ecoguiada, pero no todo el mundo tiene acceso a uno, y muchos profesionales recurren a la técnica basada en la orientación mediante puntos anatómicos.

El acceso desde la planta es muy doloroso, y los expertos sólo recomiendan usarlo bajo anestesia del nervio tibial posterior, por mala tolerancia. El acceso medial es menos doloroso. Con la pierna en rotación externa, debemos localizar la línea imaginaria entre la prominencia del escafoides y la apófisis medial del calcáneo. En su punto medio, hacemos una marca con un bolígrafo, aplicamos antiséptico cutáneo y puncionamos con la jeringa, cargada previamente con el medicamento, y la aguja,que será una de medidas 21G o 27G, según nuestra preferencia. Introducimos la aguja apuntando a la apófisis medial del calcáneo y, una vez introducida, infiltramos lentamente el medicamento. Si al área dolorosa es amplia, podemos hacer la técnica en abanico, para cubrir más tejido.

Posteriormente ponemos un apósito oclusivo, en ocasiones un vendaje semi – compresivo y aconsejamos reposo relativo 72 horas, para una reincorporación progresiva, según las molestias, ala actividad diaria y deportiva.

Share This
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
¿Deseas recibir más información sobre formación para podólogos?
Powered by